Cómo sané mi piel del acné

Cómo sané mi piel del acné

El acné arruina la vida de las personas.

Eso pensaba a los 16 años. Vivir con acné de adolescente fue duro, especialmente con la presión de los compañeros en la escuela. Recuerdo que me sentía muy cohibida con mi imagen y con la forma en que los demás me veían. El acné fue duro para mí, pero era sólo cuestión de tener la información correcta para aprender a vencerlo.

Los mejores ingredientes para el cuidado de tu piel

Recuerdo cuando mi mamá me dio mi primer «set» de cuidado de la piel. Era de Clinique y yo tenía doce años, la edad en la que tuve mi primer período. Tenía mi rutina básica de 3 pasos: limpiador, tónico e hidratante, y seguí esos pasos religiosamente.

Desde muy joven me tomé muy en serio el cuidado de la piel porque para mí era muy importante tener un cutis sano. A medida que crecí, mi cuerpo cambió, y por lo tanto mi piel también. Comencé a tener acné a los 16 años y deterioró mi seguridad.

Probé casi todos los productos del mercado y nada funcionó. Incluso probé varios remedios caseros para el cuidado de la piel, pero nada cambió. Me sentí derrotada, frustrada, fea. Recuerdo que una vez le pregunté a mi mamá: «Mamá, ¿mi piel volverá a ser como antes?» Con sus ojos llorosos me animó a no sentirme desesperada porque todo iba a mejorar.

Unos años después, descubrí el mundo de YouTube y los tutoriales de belleza de los que empecé a aprender más sobre las experiencias de otras mujeres con su piel. Empecé a investigar más sobre los productos para el cuidado de la piel, sus ingredientes y efectos. Fue entonces cuando descubrí mi alergia a los sulfatos. Me di cuenta de que el sulfato era un ingrediente que la mayoría de mis productos para el cuidado de la piel tenían en común y no estaban ayudando a que mi piel mejorara.

Decidí probar marcas que no incluyeran ingredientes como parabenos o sulfatos, y la primera marca que compré fue Cerave. Desde que probé su limpiador espumoso, no he dejado de usarlo. Me ayudó a limpiar mi piel sin irritarla, al contrario de lo que hacía el sulfato. Empecé a recuperar mi confianza e hice un tratamiento completo de la piel. Finalmente, las cosas estaban mejorando.

«Eres lo que comes.»

Cuando cumplí 22 años, empecé a tener varios episodios de acidez. Fue mi mayor pesadilla. Estaba experimentando los peores dolores de estómago y no podía identificar cuál era la causa. Para entonces, mi hermano llevaba un estilo de vida vegano y tenía mucha información sobre temas de salud que estaban relacionados con los alimentos que consumimos. Esto llamó mi atención al instante.

Me intrigó el hecho de que realmente somos lo que comemos y el efecto que tiene en el cuerpo. A medida que empecé a investigar y aprender sobre este tema, me obsesioné con los alimentos y los efectos que tienen en nuestras funciones corporales distintivas. Por ejemplo, cómo los productos animales se convierten en bacterias y toxinas que son difíciles de digerir o cómo los alimentos con alto contenido de azúcar conducen a condiciones de salud como la diabetes e incluso el cáncer (Aprenda más aquí).

Fue entonces cuando decidí convertirme en vegetariana.

Eliminé productos como la carne, los alimentos fritos y procesados, así como las bebidas azucaradas y reduje mi consumo de alcohol en un 90% (lo que significa que sólo bebo vino tinto en ocasiones especiales). Con este cambio en mis hábitos alimenticios, mi piel sanó casi el 85%. La mayor parte de mi acné finalmente desapareció, y eso solo fue un gran alivio.

El ejercicio es la clave de tu metabolismo

Hacer ejercicio con frecuencia es como hacer funcionar el motor de su auto. Es importante estar físicamente activo para promover el flujo sanguíneo y por lo tanto, ayudar a tu cuerpo funcionar correctamente. Me ayudó a mejorar mi flexibilidad y me hizo sentir más fuerte. Esto también ayudó a acelerar mi metabolismo para obtener múltiples beneficios, incluyendo la pérdida de peso y la desintoxicación del cuerpo.

Recientemente he iniciado el programa BBG de Keyla Itsines, que combina cardio y definición muscular. ¡Ha sido genial! Comencé a ver resultados en menos de un mes.

Si prefieres no comprar un programa de ejercicios en este momento, los ejercicios cardiovasculares son siempre excelentes. Algunas de mis favoritos son el correr, entrenar en la elíptica y los «Hit workouts» con poco tiempo de descanso entre repeticiones.

Mi mejor versión

A partir de hoy, me siento mejor. Mi piel ha sanado completamente y no he tenido acné desde que hice todos estos cambios en mi estilo de vida. ¡Pero no me malinterpretes! Ha tomado tiempo y paciencia para obtener los resultados deseados. Han sido años de investigación para aprender las mejores maneras de cuidar mi cuerpo. Afortunadamente hoy día hay más conciencia e información sobre estos temas, lo que hace más fácil entender cómo construir tu mejor versión.

Las marcas que me encantan

Los productos que utilizo para mi piel son libres de sulfatos y parabenos, lo que ayuda a limpiarla sin deshidratarla ni irritarla para el uso diario.

Estas son algunas de las marcas que recomiendo para el cuidado de la piel y el cabello:

PIEL

  • Cerave
  • Lush
  • Summer Fridays
  • La Roche Possay
  • Elta MD
  • Belif
  • First Aid Beauty

CABELLO

  • Briogeo
  • Organix
  • Living proof
  • Ouai

Espero que mi historia te haya servido de inspiración para el cuidado de tu piel y cuerpo para un estilo de vida más saludable.

XOXO,

Follow:

NEW VIDEO!

A %d blogueros les gusta esto: